Argentina: un país aliviado

Fans of Argentina celebrate a goal while watching the live broadcast of the Qatar 2022 World Cup Group C football match between Argentina and Mexico, at an Argentine barbecue restaurant in Mexico City on November 26, 2022. (Photo by CLAUDIO CRUZ / AFP) (Photo by CLAUDIO CRUZ/AFP via Getty Images)

Le volvió la vida al cuerpo. Argentina venció 2-0 a México por la segunda fecha de la fase de grupos con goles del capitán y del mediocampista del Benfica, y sigue con vida en esta Copa del Mundo.

Tanto la Selección Argentina como sus hinchas llegaban al sábado con un mal sabor tras el debut con derrota contra Arabia Saudita. Los nervios y la angustia en dicho país se hicieron notar desde el silbatazo final del martes hasta la conclusión del encuentro del sábado. Fueron cuatro días en los que la gente no dejó de especular con lo que debía pasar si la “Albiceleste” no triunfaba.

Lo que debe destacarse es que el aliento que dio la gente en el debut no cambió en la jornada de ayer. Es tal la importancia del fútbol y del mundial en Argentina que miles de comercios cerraron sus puertas durante las dos horas del partido. Otra vez estuvo todo lleno de banderas, los empleados asistieron a sus trabajos con camisetas, y las calles de todos los barrios estaban atestadas de transeúntes vestidos de celeste y blanco.

Resultados de fútbol en vivo

Respecto a los 90 (casi 100) minutos de fútbol en el Estadio Lusail, dejaron una historia particular debido al flojo primer tiempo de los dirigidos por Lionel Scaloni. “Después de los primeros 20 minutos del partido me di cuenta que no iba a poder aguantar, así que me encerré en mi dormitorio a ver una película”, contó un trabajador de un asador, pero cerró diciendo: “Cuando escuché a mi familia y a un vecino gritar el gol, volví a poner el partido”. Este es uno de los tantos relatos de personas que viven esta edición del torneo con una pasión especial.

Las dos anotaciones de la “Pulga” y de Fernández dejaron muchas gargantas sin voz, corazones acelerados y aficionados que tras la orden de finalización de Daniele Orsato sintieron el gran alivio de haber dejado una mochila pesada, como si ellos hubiesen estado en el campo de juego. En bares, restaurantes y heladerías llovieron los abrazos y los festejos.

El hecho que más sorprende del post-partido es que cientos de personas fueron a festejar al Obelisco, como si de una final se hubiese tratado. La energía del pueblo argentino y las ganas con las que vive esta Copa del Mundo son incomparables, al punto de contagiar hasta a los individuos que mayor indiferencia muestran hacia el fútbol. Quizá sea el gran momento futbolístico de la Selección, tal vez influye que seguramente sea la última participación de Lionel Messi, o incluso el deseo de volver a ganar el trofeo tras 36 años. Pero lo que queda claro es que en cada compromiso que le toque jugar a la “Scaloneta”, el hincha dejará todo.