Desde Bangladesh: In Argentina We Believe

Argentina's midfielder #11 Angel Di Maria attends a training session at Qatar University in Doha, on December 6, 2022 during the Qatar 2022 World Cup football tournament. (Photo by JUAN MABROMATA / AFP) (Photo by JUAN MABROMATA/AFP via Getty Images)

Con esa frase termina un vídeo de apoyo a la selección que fue creado en Bangladesh, un país donde se viven los partidos con una intensidad similar que en Argentina o donde nos encuentre la diáspora albiceleste en el mundo. Después del golpe que recibimos contra Arabia, el equipo fue reapareciendo, poco a poco, transmitiendo calma, confianza y tranquilidad para transitar este Mundial. ¿Son la garantía de triunfo? Seguramente que no, eso sí, constituyen un buen punto de partida para afrontar partidos decisivos.

Los cuartos de final ya están definidos, la sorpresa de Marruecos frente a Portugal; Francia vs Inglaterra , dos candidatos que protagonizaran un final avanzada; la poderosa Brasil frente al último subcampeón, Croacia y nosotros, repetimos un encuentro con historia, frente a Países Bajos.

Ya han quedado por el camino selecciones que tenían el título de candidatas al título en la previa: España, Alemania o Bélgica, lo que muestra, no solo el grado de exigencia que tiene un Mundial, sino que también no te puedes distraer y si tienes una caída, por lo menos que ocurra  en un momento donde puedas minimizar los daños, para salvar el proyecto.

De ahí viene Argentina, de darse un porrazo y jugar tres match balls: México, Polonia y Australia. Ustedes dirán, selecciones no muy exigentes, puede ser, con planteos diferentes y no están en el top 10 de las selecciones nacionales, pero, cuando el árbitro da la orden para iniciar el partido, lo que manda en como tratamos la pelota y si esta entra más veces en el arco contrario que en el propio.

A la selección le han pasado varias cosas, pudo ver la alarma a tiempo, recuperar la memoria de lo que la había llevado hasta aquí, hay un Messi que da la sensación que lo quiere dejar todo en esta competición y han aparecido jóvenes que tomaron el rol, con autoridad, con fuerza y casi, casi con veteranía, eso no es solo un mensaje positivo de presente, sino también de futuro.

Los nervios, poco a poco, se han ido quedando fuera de la concentración, del vestuario y del campo de juego. Hay una declaración que hay que tener muy en cuenta, la De Paul, en una rueda de prensa previa -importante- al partido contra Australia, cuando afirmó que “Al principio no, me costó sobre todo por ese golpe que tuvimos. Te voy a ser sincero, con México tampoco pude disfrutar, el equipo tenía que ganar. Con Polonia un poquitito porque queríamos ganar para ser primeros. Y recién ayer -por el jueves- creo que fue el primer día que pude disfrutar. Vi tranquilo los partidos. Estuvimos ahí con los chicos tomando mate, vimos a la familia, así que estoy disfrutando a mi manera”.

El viernes nos cruzamos con Países Bajos y el resultado no está escrito y siempre pueden pasar cosas, aunque tengo la sensación que más allá de mecanismos, del dibujo sobre como plantar el equipo, las alineaciones, en la selección hay un estado de ánimo que invita al optimismo. Sin que ello garantice un triunfo, si es buen punto de partida para afrontar partidos decisivos. Y este lo es!!