El Milán aplica el máximo castigo al Torino (5-4, dp)

Fuente: @acmilan

Tras un 0 a 0 en los tiempos reglamentarios y adicionales, la tanda de penaltis inclino la balanza para el Milán. Decisivo el error de Rincón

Se volvieron a ver la cara Milán y Torino, siempre en San Siro pero, esta vez, por los octavos de final de Copa Italia. Luego de un sorprendente empate sin goles, los rossoneri ejecutaron a la perfección los 5 penales lanzados, mientras el Toro (quién había comenzado la tanda), tan solo falló el cuarto (Rincón). El encargado de firmar el penal decisivo fue Calhanoglu.

El Milán, con esta victoria, pasa a cuartos de final, donde esperará el ganador de Inter – Fiorentina, partido que se disputará mañana; existe un gran posibilidad de que se dé un Derby della Madonnina por copa.

Tanto Pioli como Giampaolo, consideran la Copa Italia un objetivo secundario, por esta razón decidieron disponer un mix de titulares y alternativas. En la primera fracción se notó. Ambos equipos ofrecieron un primer tiempo pobre en ritmos y, sobre todo, en ocasiones. De hecho, la jugada más peligrosa fue un débil remate de Zaza en un contraataque.

La segunda fracción cambió un poco el guion interpretativo de los equipos, el Toro cedió más la pelota y Milan, cómplice la entrada de Calhanolgu, empezó a atacar con más claridad. En esta instancia se agigantaría la figura de Milinkovic-Savic: el serbio sería protagonista de varias intervenciones para evitar los goles de Calabria, Dalot y Leão; además, dos palos y la imprecisión de Brahim Díaz, ayudaron al arquero a sellar el arco hasta el 90. Por el lado del Toro, no habría ninguna jugada digna de mención.

En el alargue, el cansancio y el orden táctico fueron los condicionantes para que el partido no se desequilibre y los equipos no se lastimen. Finalmente el encuentro terminaría en un empate sin goles y, por ende, en la definición por penales. En ella, el Milán aplico el máximo castigo al Torino, error de Tomás Rincón mediante.