La falta de gol deja al Union Berlin sin el premio gordo

Web Union Berlin

Segunda semana consecutiva en la que el Union parece que pierde 2 puntos en vez de ganar uno. Los Eisern fueron superiores a un Friburgo que supo sufrir para no irse de vacío de An der Alten Försterei

El equipo de Urs Fischer volvió a demostrar que poco tiene que ver con el del año pasado cuando casi todo el juego ofensivo se basaba en los balones largos a Andersson. Reduciendo la defensa a 4 y con una línea de “jugones” que ayer fueron Ingvartsen, Becker y Kruse para acompañar a los dos medios, los Unioner han pasado a dominar los partidos desde el control del balón, pero sin renunciar al estilo directo cuando es necesario, sobre todo a balón parado.

Este cambio está llevando al Union a ser superior en estas últimas jornadas a sus rivales pero todavía le falta ese instinto asesino para cerrar los partidos cuando tiene a su oponente en la lona. En la primera media hora, las ocasiones se repitieron, y solo una gran actuación de Müller en la portería y la falta de acierto en la definición mantuvieron la igualdad en el marcador. Justamente cuando el 1-0 parecía más cerca, en el minuto 33 un error en cadena de la defensa local que fue basculando para tapar las fugas dejó el balón en una posición ventajosa a Grifo que convirtió aquella primera ocasión del Friburgo en oro con un disparo inapelable a la cepa del poste ante el que nada pudo hacer Luthe.

Pero el carácter de este Union es de hierro y apenas tardaron un par de minutos en superar el mal trago con un disparo desde fuera del área de Andrich, que se envenenó tras tocar en un defensa y despistar a Müller. Así se llegó al descanso. En la segunda mitad el ritmo bajó por ambos lados y Fischer buscó soluciones en el banquillo con la entrada de Bülter, Awoniyi o Endo pero ninguno de ellos mejoró lo que había en el césped. En los últimos minutos los Eisern se encomendaron al balón largo y a punto estuvo de salir bien la estrategia pero el remate del kaiser Friedrich, con el brazalete de capitán en ese momento tras la lesión de Trimmel, se fue rozando la portería de Müller.

Finalmente reparto de puntos, una nueva jornada sin perder para los Unioner (4 consecutivas) pero otra oportunidad perdida de sumar de 3 en 3 para abrir hueco con la zona peligrosa. Mención especial en este partido a la afición Eisern que regaló todo su apoyo al equipo a pesar de las grandes restricciones que tuvieron que cumplir por el repunte de contagios en la capital alemana. Sin poder animar ni cantar, muchos de ellos se llevaron, botes, ollas, panderetas y llenaron parte de las gradas de An der Alten Försterei de ruido y color.