Reivindicaciones antes del parón

Fuente: ar.marca.com

La jornada previa al parón internacional dejó sorpresas, consolidaciones y muchas reivindicaciones

No son buenos tiempos en Vigo. Tras el empate a 1 ante un sólido Elche, los vigueses se encuentran en una crisis parecida a la del año pasado. Ante el inminente parón internacional, la directiva del Celta ha dado un golpe en la mesa y ha prescindido de su entrenador Óscar García. Una situación que se asemeja a la que se vive en las ciudades de Éibar y Huesca. Los armeros y oscenses también empataron a 1 y se les complica las cosas en la clasificación: el Huesca es colista y el Eibar a 3 puntos de entrar en descenso.

Por el contrario, F.C. Barcelona y Sevilla cambiaron su mala racha liguera antes del parón. Los azulgranas golearon en la segunda mitad, con la entrada de Messi, al Betis por 5-2, mientras que los sevillanos vencieron 1-0 al Osasuna en el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. Barça y Sevilla revierten así su racha de 4 jornadas sin conseguir vencer en liga. En cambio, el único equipo que aún no conoce la derrota en el campeonato es el Atlético de Madrid. Los del Cholo siguen imbatibles y golearon 4-0 a un sólido Cádiz que se vino abajo ante la calidad de un Joao Félix, de nuevo, estelar.

La lucha por el descenso sigue al rojo vivo tras la victoria del Valladolid ante el Athletic y el empate a 1 entre Alavés y Levante. Solo 3 puntos de diferencia separan al Athletic, catorceavo, del colista. Al rojo vivo también está la pugna por Europa y las primeras plazas tras las victorias de Real Sociedad, líder del torneo, Villarreal y Valencia. Los donostiarras vencieron cómodamente a un Granada mermado por un brote de COVID-19, donde destaco su bisoño guardameta de 18 años, Ángel Jiménez. Misma victoria plácida tuvo el submarino amarillo ante el Getafe. Los de Emery se colocan segundos en la clasificación por detrás de la Real Sociedad gracias al tropiezo del Real Madrid.

Porque si hay que destacar algo en esta novena jornada de liga, es la goleada del Valencia al conjunto de Zizou. 3 penaltis y un gol fantasma desplomaron una defensa blanca que estará en el ojo del huracán estas semanas de parón internacional. Los valencianistas, inmersos siempre en líos extradeportivos, reivindicaron que pase lo que pase, ellos darán guerra en el césped.